¡Un pato!, ¡a por él!

El título de este post ilustra lo que deben pensar los japoneses cuando ven a un animal en medio de la ciudad. No sé por qué les encanta hacer fotos a los animales, y como todo, lo hacen en masa. 

¡Patos! 

Fotografiando patos Ojo al niño, que tiene un teleobjetivo tremendo con una cámara compacta con disparador. 

No hace falta deciros que si alguno de los que me lee es pato, sabe que tiene empleo garantizado en Japón como fashion model

Por cierto… mañana Mario y yo nos vamos de caza de cuervos. De momento la idea de Mario es asaltarlos con una red cuando estén desprevenidos picoteando la basura, aunque lo veo complicado, porque estos bichos son muy listos. Se admiten sugerencias.