Gastos domésticos en electricidad e internet

Desde que me mudé a mi nueva casa en Japón tengo que pagar algunos gastos aparte de la mensualidad, que sólo incluye alojamiento y agua (fría y caliente).

En el tema de internet, mi vecino tiene la conexión más barata a la que podemos acceder por esta zona, una FTTH (Fibra Óptica) de 100Mbps. La comparte con cuatro o cinco vecinos, entre los cuales me incluyo, mediante cables que recorren la fachada y que llegan a colgar hasta cuatro pisos. ¿WiFi?, pues no, porque el router es estándar y sólo tiene conexiones Ethernet. Eso sí, yo me he montado una Fonera 2.0n en mi extremo del cable, lo que me permite moverme libre de ataduras por mi piso (como si fuera grande…. y resulta que sólo es una habitación), acceder a otros puntos WiFi en Japón por el sistema Fon y además conectarle al dispositivo un disco duro para que vaya descargando algunas películas durante las 24h y de forma tranquila, que no es plan de saturar la conexión vecinal.

A lo que iba, tengo un acuerdo con mi vecino en que me pone internet a 1000¥ (9€). Es un precio estupendo, ya que si no tendría que contratar por mí mismo una conexión, que vienen a ser unos 5000¥ al mes. Supongo que es algo ilegal el compartir internet de esta forma, pero todo el mundo lo hace en el edificio, y es un hecho conocido y aceptado por los managers. Quizá en España debería hacerse algo parecido en las escaleras de vecinos o a modo personal con uno o dos que tengas cercanos. Hoy en día las velocidades son lo suficientemente altas como para no notar una caída apreciable del rendimiento mientras la gente sea considerada y no abuse del sistema. Vamos, lo mismo que ocurre en mi casa de Toledo que tenemos una conexión de 1Mbps (no llega más por la distancia a la centralita, 4km y pico) y hay que compartirla entre más dispositivos que seres humanos viven en ella (incluyendo al loro, por supuesto).

El segundo gasto que tengo mes a mes es la factura de la electricidad. Ayer mismo me llegó el recibo del mes de noviembre. Me pareció muy curioso que el recibo lo generen en el mismo momento de la lectura del contador, no sé si será común en el resto del mundo. Llega el hombre de TEPCO (Tokyo Electric Power COmpany), lee el contador, apunta unas cosas en una especie de PDA gigante, y genera una factura que te la deja en el buzón:

Puede parecer complicado de entenderla, pero ellos mismos te lo explican en su web. Os lo cuento un poco:

  • Cargo básico de 819¥ por los 30A contratados (ojo, no es tanto como parece, que aquí vamos a 110V).
  • 17.87¥ por cada uno de los 99kWh consumidos: 1769¥. Cuando pasas de 120kWh cobran un 28% más por cada kWh adicional, y cuando pasas de 300kWh ese porcentaje empieza a ser un 35%.
  • Diferentes ajustes por el precio del combustible y energías renovables: -169¥.

La factura total asciende, como véis, a 2365¥, lo que vienen a ser unos 20€. El consumo no ha sido excesivo, más que nada porque la mitad del tiempo no lo paso en casa, y de la otra mitad estoy durmiendo arropado por mi edredón de plumón :).

Me parece un cargo razonable, aunque no tengo ni idea de lo que viene a costar la electricidad en otras partes del mundo. Aquí no se me antoja especialmente cara, aunque eso sí, cuando pagas la electricidad de tu bolsillo comienzas a controlar un poco más que cuando viene incluida en la cuota mensual del piso. Por ejemplo, se nota un montón el ventilar la habitación por la mañana, cuando te vas a ir y te da igual que se enfríe, o a hacerlo por la tarde. También apagar las luces incandescentes cuando no se están usando, o usar un ventilador en vez del aire acondicionado cuando realmente no haga falta. Con esos detalles que no tenía en cuenta los primeros meses conseguí reducir el consumo a la mitad.

Una última curiosidad, esta factura aún no la he pagado. No la tengo domiciliada en mi cuenta bancaria, así que dentro de los siguientes días me acercaré a un convini (tienda 24h) y allí la pago. Me encanta que se puedan hacer pagos a cualquier hora, y no que tengas que acercarte al banco en un determinado horario y a veces únicamente durante ciertos días. Aparte de  la factura eléctrica, en los convinis he pagado el seguro médico, la renovación del visado, billetes de avión, compras en amazon, etc.