Entradas escritas en mayo de 2009 ↓

Group Seminar

Los seminarios de grupo son una reunión semanal entre toda la gente del departamento. Son un par de horas en las que se habla de cosas que concierne a todos los miembros del grupo, como eventos, planificaciones, fiestas, etc, pero sobre todo es el momento en que los estudiantes (y profesores) van mostrando cómo avanza su investigación.

En mi grupo tengo la suerte que todos hablan inglés. Algunos muy bien, como el Señor Itoh y estudiantes de doctorado, otros no tan bien, o quizá es que son más vergonzosos, aún así es suficiente para comunicarnos entre nosotros. También son en inglés las presentaciones que hace cada uno para mostrar su research, aunque eso no evita que haya algunas de las que no te enteres ni papa, simplemente porque en media hora tratan de meterte lo último de lo último de algo tan concreto como por ejemplo la mecánica cuántica aplicada a los átomos del isótopo 29 de silicio cuando tienen un (y sólo un) átomo de fósforo al lado.

El caso es que ayer me tocó presentar. Mi primera presentación en inglés, y con la tensión de que las dos últimas semanas sendos estudiantes internacionales se habían llevado una regañina por parte del profesor. Uno porque no había hecho nada, le daba más y más vueltas a lo mismo que presentó la vez anterior. El otro porque la presentación en sí misma fue un desastre: animaciones que se descontrolaban, ilegible e incompleta. Y con ese panorama fui. Aunque prefería no pensar en los casos anteriores, simplemente los usé para aprender de mis errores.

Y llegó el día. A las 8:30 de la mañana mi puntero láser se encendía y empezaba a recorrer todas y cada una de las transparencias. Cumplí mi tiempo, ni me pasé ni sobró uno solo de los treinta minutos. Después, casi otros tantos de preguntas. Normalmente tanto los profesores (2) como los estudiantes (25) hacen preguntas, y algunas no fáciles. En mi caso pasó algo extraño, los profesores me hicieron preguntas, una detrás de otra, me defendí más o menos bien, tuve que reconocer algunos fallos, y al final vi más claro el camino a recorrer. Los estudiantes, ni una pregunta, y yo me preguntaba si era porque no entendieron ni una palabra, o por todo lo contrario. Al final me dijeron que fue porque lo expuse todo de forma muy clara, y que mi inglés se entendía muy bien (cosas que tiene el que la fonética castellana sea parecida a la japonesa). Aunque quizá fue por vergüenza, porque esa misma tarde, sin el estrés del directo, se me acercaron dos o tres a preguntarme algunos detalles. 

Lo importante es que me salió bien. A la salida el Profesor Itoh me dijo que le había gustado. Y él es el que lleva la voz cantante, así que estoy contento :).

Pero ahí no acababa todo, al rato tenía otra presentación para una asignatura, precisamente de cómo hacer presentaciones. ¡Como si nunca antes hubiéramos hecho ninguna!. Las primeras clases eran de consejos a tener en cuenta, y en las siguientes clases los alumnos vamos presentando. Yo reciclé la presentación que acababa de hacer, como en este caso sólo eran 10~15 minutos y el público no era tan especializado suprimí casi la mitad de las transparencias y eliminé detalles durante mi discurso. Y mi impresión final fue bastante mediocre. La gente se me dormía, el profesor tenía una cara desencajada, y las preguntas fueron muy básicas. Creo que no llegué a reducir el nivel lo suficiente. El martes que viene recibiré el feedback anónimo del resto de alumnos… a ver…. 

Y bueno, ahora a seguir con entregas. Para el lunes que viene hay dos, la primera de matrices y tensores, la segunda de búsqueda con MatLab de camaleones ocultos en imágenes. Esta última es divertida, a ver si consigo cazar a los animalitos y no se me escapa ni uno…

Después, a seguir con la investigación. ¡Ah!, que no he comentado de qué iba. Básicamente estoy estudiando los procesos de difusión en Silicio, esto es, cómo los dopantes (materiales que se meten en el silicio para hacer aleaciones que mejoren las características de los transistores) se mezclan entre los átomos del silicio. Pero esto es muy general, me estoy especializando en qué ocurre si para meter los dopantes los lanzas a cañonazos (ion gun), cómo el silicio pierde su red cristalina y se deforma dando un material amorfo. Y lo que es más interesante, cómo después al calentarlo la red cristalina se reconstruye de forma perfecta, acumulando todos los defectos en ciertas regiones (EOR, End Of Range defects). Aunque el título de la presentación es Simulation of Diffusion Processes también hago estudios teóricos y experimentales para calibrar los simuladores y comprobar que sus resultados se ajustan a la realidad. 

Puede parecer complicado, pero es como todo, cuestión de ponerse. Y ahora me voy a dormir, que la presentación me dejó reventado y aún hoy me duran las secuelas.

Formas de suspender

Hace unos días pregunté acerca de un estudiante que el curso pasado estaba en undergrad (lo que en España pasará a llamarse grado, de 4 años de duración) y que ahora debería estar haciendo el Master. Me han comentado que le han echado de mi laboratorio por sacar un grado 3 (o algo así, no me acuerdo de la palabra exacta) en la calificación de su proyecto fin de undergrad

Grado 3 significa que tu presentación no estaba a la altura de lo requerido, pero que aún así te la dan por válida. Grado 2 es peor, porque significaría tener que reorientar la presentación y repetirla. Y Grado 1… algo así como repetir curso. Ojo, esto es de lo que me acuerdo que me dijeron, no es ninguna fuente oficial y posiblemente contenga errores o imprecisiones.

El caso es que el grado 3 sólo se lo dieron a unos pocos de la escuela, y eso es motivo de vergüenza porque no has hecho lo que se suponía que tenías que hacer, y por eso mi profesor le sugirió que se buscase otro laboratorio. ¿Os imagináis algo así en la UPM?. Yo creo que no es posible comparar, porque tanto el sistema educativo como la gente son diferentes. Ni mejores ni peores, cada uno con sus características, porque hay veces que no se puede calificar algo de bueno o malo (dedicarle el 100% del tiempo a los estudios, ¿es bueno o malo?¿dónde está la frontera?)

Además pregunté por una chica que dejó de venir a la escuela allá por octubre por motivos de salud, y me respondieron que ahora está buscando marido. No busca novio o pareja, sino marido, como quien busca trabajo, una forma de ganarse la vida. Enlazo una anotación de Kirai que viene un poco al cuento.

Y esto es todo, sigo trabajando en mi presentación, llena de zombies, dados y uvas.

PS: el japonés de enfrente mío está subrayando un libro escrito en vertical. Lo hace con una raya arriba a abajo junto a los caracteres, así que propiamente dicho a eso no se le debería llamar subrayar.

Entregas, historias de cangurolandia, y cosas que pasan un día cualquiera

Durante los próximos días tengo varias entregas, es de esos momentos a mitad de cuatrimestre en que todos los profesores se ponen de acuerdo en pedirte trabajitos y cosas de esas. Y para rematarlo, el martes dos presentaciones, una de ellas bastante importante porque servirá para justificar qué he estado haciendo todo este tiempo por Japón. 

Así que no esperéis gran cosa del blog hasta pasadas las fiestas de San Isidro. Después ya vendrán más historias, como cuando vieron algo sospechoso en mi en la aduana de Australia, la vida secreta de los canguros y qué se siente al conducir del revés. De momento, un par de detalles que me han pasado hoy.

El primero demuestra el miedo que tienen en Japón a la gripe porcina. En la universidad están cancelando todos los viajes oficiales (conferencias, presentaciones, etc) a países donde haya habido casos, y recomiendan no salir de Japón excepto si es imprescindible, y en dicho caso, a la vuelta llevar puesta una mascarilla durante diez días. A este ritmo veo que si detectan a algún estudiante infectado cierran la universidad. Son capaces, porque ya lo hicieron hace un par de años cuando se dieron unos pocos casos de sarampión. Aquí parte de la información que nos dan.

El segundo es una carta anticrisis que me he encontrado hoy en el buzón. Resulta que para incentivar la economía local el gobierno de Japón va a dar entre 12.000 y 20.000 yenes a TODOS los residentes en Japón a fecha de febrero, sin importar el estado de trabajo, renta o edad (los niños de 1 año también lo cobran), no como el subsidio de 400€ que dio el gobierno de España el año pasado que, aunque le viene muy bien a muchas personas, no cubre precisamente a quienes más lo podrían necesitar. A mi me tocan 12.000¥, que son casi 100€, y me los ingresarán dentro de un mes. Al menos compensará un poco la otra medida anticrisis que tomaron, ya que desde el mes pasado nos han reducido la beca un 10%. 

Pues eso, que me voy a seguir haciendo transparencias.

Fotos de Australia… ¡geolocalizadas!

Bueno, aunque tengo muchas fotos por clasificar de viajes anteriores, esta vez he sido más rápido en hacerlo con las de Australia. Y no os voy a hacer esperar más. Primero un avance:

Y por último aquí tenéis el resto (paciencia, tarda en cargar):

Fotos de Australia 2009

Ya pondré más fotos directamente en el blog, hay cosas que merecen la pena ser explicadas. Pero de momento, con el mapa con mi itinerario y todas las fotos tenéis rato para entreteneros. 

¿Cómo lo he hecho?, os lo explico:

El GPS me trackeaba todo el recorrido, apuntando a qué hora voy pasando por cada punto, de forma que sabiendo a qué hora he tomado cada foto puedo saber exactamente dónde fue tomada.

Aún no lo domino bien del todo, y el mapa tiene algunos errores, como que todas las fotos tienen una hora menos de la que les corresponde (hora de Japón, ya que no cambié el reloj de la cámara al llegar a Australia, donde hay una hora más).

Otro error es en el último tramo por carretera, unos 300 km de Orange a Sydney, que aparece como una línea recta. No debería ser una recta ni mucho menos, porque es una zona muy montañosa. Ahí me olvidé de encender la opción de registrar el recorrido, y claro, cuando me di cuenta al llegar a Sydney no era plan de volver atrás. Afortunadamente no hice ninguna foto porque era de noche. 

Si detectáis cualquier otro bug o cosa rara ¡avisadme!