Semana a tope

Se me acumulan las fotos por subir y los post que escribir, pero es que no tengo tiempo. Esta semana ha habido unas cuantas cosas que hacer por la universidad, además de una buena tanda de ejercicios. Ni siquiera he podido aceptar una invitación del embajador porque me coincidía con la clase más importante de la semana. Así que a esperar al año que viene…

Ahora he quedado con un español y un argentino que están también en Keio, aunque uno de ellos se marcha en unos días.  Y mañana temprano nos vamos de puente (el lunes es fiesta) a Tateshina, alejándonos unos pocos cientos de kilómetros y adentrándonos en el Japón profundo. Un pueblecito de 8000 habitantes alejado del bullicio y de la contaminación lumínica de Tokyo. Es el viaje de bienvenida al nuevo curso, vamos un par de departamentos de la universidad (incluídos los dos profesores), y ya os contaré a la vuelta.

Quizá si me da tiempo esta noche suba algún post. Tengo en el tintero la visita a Akihabara, que seguro que os gusta a los que me leáis desde la ETSIT.  

Hasta la vuelta!

Acerca de la crisis económica en Japón

Desde aquí sigo medianamente informado de lo que sucede por el Viejo Continente, y parece que las últimas noticias tienen mucho que ver en cuanto a la crisis económica: ayudas a bancos, nacionalización de otros, crecimiento económico en fuerte desaceleración, un Euro que se debilita cada día más y más, y bueno, vosotros sabéis como pinta de fea la cosa.

Por aquí es distinto. No se escuchan cosas raras acerca de los bancos, los tipos de interés están a 0.5%, inflacción nula, y por si fuera poco el yen ha ganado mucha fuerza. Para que os hagáis una idea, cuando llegué aquí hace un mes (¡¡hace justo un mes!!), el cambio estaba a cerca de 170¥ por 1€. Ahora está ya por debajo de 134¥ por €. ¿Esto es bueno o malo?. Pues depende…

Para mi, ahora, es malo. Vivir en Japón me sale más caro con el dinero que tienen que enviarme de España durante el tiempo de establecimiento. Pero luego será bueno. A finales de este mes cobro la primera mensualidad de la beca, en yenes, y si lo pasara a € resulta que se ha revalorizado un 25%, pero tampoco sirve de mucho porque aquí las cosas seguirán costando lo mismo (en estos momentos están registrando un 1.x% de inflacción, y ya andan asustados porque es la mayor en décadas). Sólo tendré cierta ventaja si viajo fuera del país con yenes.

Pero para este país es malo. Por lo poco que sé de economía, si la moneda vale mucho, las exportaciones se fastidian, y recordemos que Japón es un país con una parte muy importante de su economía en la industria. Si los yenes son más caros los productos japoneses encarecen para el mercado exterior. Antes por 10€ pagábamos un reloj Casio de 1700¥, ahora necesitamos 12.5€ para pagar ese mismo reloj, así que los chinos espabilan y pueden subir el precio. La gente que anda fastidiada con la crisis no puede soportar el aumento de precio de los Casio y el próximo reloj que se compra es made in China, por lo que los chinos hacen negocio y se van buscando un hueco en el futuro de la lista de potencias económicas.

Para demostrar que la gente anda preocupada, puede verse en la bolsa de Tokyo acumulando unas pérdidas tremendas. Un 20% en 5 días.

A ver cómo acaba todo. ¿O estamos sólo empezando?

Más viñetas en Manuel Fontdevila, descubiertas gracias a Fesja.

Extra: el síndrome del dedo gordo.

PS: Si mis escasos conocimientos de economía fallan en algo, ¡¡hacédmelo saber!!