Isla de Sado

La Isla de Sado es uno de esos lugares poco comunes en Japón. Un lugar donde la gente no suele ir si no tiene que ir por algún motivo. Y motivos hay pocos, ya que la isla no tiene ni universidad ni trenes. Hay algo de turismo en ciertas épocas del año, pero en temporada baja el ambiente que se vive es un poco desolador. Y eso la hace especialmente misteriosa.


Ver mapa más grande

En el pasado la gente iba para no volver. Durante mil años se ha usado como lugar de destierro o castigo para los que no se portaban del todo bien en la corte. Hasta llegó a ir un emperador ¿se portaría mal consigo mismo?, no, simplemente es que perdió una guerra contra otra dinastía. Cosas de la realeza.

En los últimos 50 años la isla ha perdido la mitad de la población. Ahora mismo tiene unos 65.000 habitantes, menos que Toledo. Los jóvenes se van, y 1 de cada 3 habitantes de sado (gentilicio…. ¿sádicos?) son mayores de 65 años.

Pero ante tanta desolación, parece que no es un lugar tan poco conocido en los meses del verano. Cada año la visitan 650.000 turistas, la mayoría de ellos japoneses. Recibir 10 veces más visitantes que la población local debe ser impresionante (en España la proporción media es 1 a 1 más o menos). Aún así es cosa de poco. Pensad que los japoneses se mueven mucho dentro de su país, aprovechan cualquier puente para irse a cualquier parte. Y 650.000 turistas al año se hace nada comparando con los millones de personas que pueden pasar en un fin de semana por la franja del florecimiento de los cerezos, desplazándose de enero a mayo de sur a norte del país. Aunque todo esto son números un poco sin sentido. La idea es que la mayoría de gente (japoneses por supuesto) no han estado en Sado, y cuando estás allí, sientes que es un lugar aún por descubrir, auténtico.

A todo esto, ¿dónde está la isla?, pues en el mar del Japón, entre Corea, Japón y Rusia. Aunque la isla está muy pegadita a Japón mainland (si es que se puede decir eso). A unas pocas decenas de kilómetros enfrente de Niigata. Así que ya que pasábamos por Niigata, pues no estaría mal darse un paseo por ahí.

De paseo por Niigata

De paseo por Niigata

Sakura en Niigata

Casa japonesa en Niigata

(la casa-museo que produce ataques de risa)

Algunos os preguntaréis quiénes son esos de las fotos. Son Víctor e Isra, que vinieron el pasado mes de marzo a Japón a visitarme (bueno, eso es lo que yo digo, aunque también vinieron por ver Japón). Como fuimos a Sado al día siguiente de que aterrizaran, aún estaban en pleno proceso de descubrimiento. Ese día aprendieron a abrir un oniguiri (que no es trivial).

Oniguiri

Oniguiri

Volvamos al tema Sado. Hay barcos que hacen el recorrido casi cada hora desde Niigata, la mayoría rápidos (y caros). En su lugar, nosotros nos fuimos en uno de los lentos, por mitad de precio y doble de tiempo. Unos 2500¥ (20€) y casi 3 horas.

Sadokisen en Ogi

Era la primera vez que cogía un barco para hacer una distancia “tan” grande en Japón, y descubrí cómo son los barcos por dentro: nada de sillas, sino espacios enormes enmoquetados donde puedes acomodarte y descansar hasta que llegue a su destino. Como es segunda clase, las mantas son de alquiler, 100¥. La primera clase igual, pero con mejores mantas, almohadas, y un espacio delimitado sólo para ti. No íbamos a ser menos que los japoneses y nos tiramos ahí a echarnos una buena siesta al ritmo del vaivén del barco. Y fue de las mejores siestas que recuerdo.

Sadokisen, barco japonés

Durmiendo en el Sadokisen

Durmiendo en el Sadokisen

Poco antes de llegar, salgo a cubierta. Hace un tiempo estupendo, y observo la aproximación, el amarre, y cómo el personal portuario es en general tan disciplinado como el ferroviario. Hay cosas que no cambian.

Llegada a Ryotsu

Tierra y mar se unen

Ya estamos en Sado ¿y ahora qué?, pues acercarse a la oficina de información a que nos informen, nos den un par de mapas y compremos unos pases de autobús para toda la isla. Los horarios de autobús son pésimos, las distancias son cortas pero los tiempos largos, y a las 5 de la tarde todo se para, la gente vuelve a sus casas, y no hay nada más que hacer. Ya eran las 3, quedaba poco tiempo que aprovechar ese día. Vamos a dar una vuelta por ahí a ver qué vemos. Y el pueblecito era bonito. Ryotsu se llama, y ahí donde le véis es la población más grande e importante de la isla.

Ryotsu

Ryotsu alley

Templo en Ryotsu

Se hace de noche pronto. Sólo queda una cosa que hacer antes de irse a la cama: meterse en un onsen. Delicioso. Agua caliente, piscina helada, luego sauna. Y volver y volver a repetir el ciclo. De esto no hay fotos, que los japoneses son pudorosos y no dejan meter la cámara en los baños públicos. O al menos no en estos, que están concurridos.

Y después a dormir en el alojamiento más barato de la ciudad. 4000¥ (35€) por persona y noche en una habitación antigua de una casita de madera de a saber qué año. La ambientación muy original, hasta los crujidos del suelo parecían de verdad. Algunas cosas daban miedo, pero no tanto como la bañera de Uno House en Kyoto (quien la haya visto, sabrá a lo que me refiero).

Ryotsu Ryokan

Ryotsu Ryokan

La muñeca diabólida

Ryotsu Ryokan

El nombre de este lugar, Kanazawaya Ryokan.

Al siguiente día cruzamos la isla y nos acercamos a la otra orilla, la que da a Corea. En los alrededores de Aikawa hay una mina de oro con decenas de kilómetros escavados a mano. Desde hace veinte años está agotada, pero en sus momentos de explendor del S.XVII fue una de las minas de oro más importantes del mundo, llegando a superar incluso a la de Potosí en Bolibia. Ahora es un museo, con monigotes robotizados que hacen de mineros y una muy detallada e interesante zona donde te explican con todo detalles el tratamiento del oro, desde que son vetas en un pedrusco hasta que se convierte en monedas.

Mina de oro

Mina de oro

Mina de oro

Esto último no es un omiyage (recuerdo de regalo). Demasiado caro. Eso sí, los dulces que vendían en la tienda, por supuesto contenían oro (¡y chocolate!).

A la vuelta un paseo por Aikawa y Mano, un par de pueblos de la zona. El clima comenzaba a revolverse. La noche anterior la isla había sido apacible y cálida (20º por la noche a mediados de marzo es un lujo). Ahora el viento soplaba con ganas, y de vez en cuando amenazaba la lluvia. No sabíamos lo que se nos venía encima. El frío comenzó a invadir la isla. No nos apetecía en absoluto tener que descalzarse para pisar la fría madera de los templos. Aún así hicimos un esfuerzo.

Aikawa

Aikawa

Mano

Y entre pueblo y pueblo, ¿qué mejor cosa que hacer que dormir en el autobús?. Total, si íbamos a la última parada, acabarían por despertarnos. O eso creíamos. Porque los autobuses se convertían de una línea en otra sin cambiar los pasajeros, y sin avisarlos (bueno, sin avisarnos en inglés). Por suerte allá queríamos ir, más allá de la última parada. Coger el último autobús hacia el extremo sur de la isla. El último, no había vuelta al pueblo más cercano. Aunque la distancia no era tanta como para hacerla andando: sólo unos pocos kilómetros. Ahí aprendimos que cuando hace frío, la distancia se multiplica por dos, o por tres, o eso parece.

Durmiendo en el autobús

Durmiendo en el autobús

(que conste que no pongo mi foto durmiendo porque aún no me la han enviado)

Y en el extremo sur de la isla nos encontramos algo por lo que tan sólo eso merece la pena haber ido a Sado. Un mar revuelto, muy revuelto, entre puntiagudas rocas volcánicas moldeadas por las olas. Nosotros paseando por allá, acercándonos más al límite. Alguna ola nos alcanzó, cosa de poco de no ser por el frío viento que soplaba. Las fotos no necesitan comentarios. Disfrutadlas.

El mar revuelto de Sado

El mar revuelto de Sado

El mar revuelto de Sado

El mar revuelto de Sado

El mar revuelto de Sado

El mar revuelto de Sado

El mar revuelto de Sado

El mar revuelto de Sado

A la vuelta, otra baño en aguas termales. Por supuesto no en el hostal, sino en un hotel cercano. Saliendo de él, nos cruzaríamos con una ventisca y unos copones enormes de nieve. Y ayer estábamos cenando casi en manga corta sentados a la puerta de un convini. Hoy no, compramos unos noodles, unas galletas, y rápido a la habitación a encender a tope la estufa de queroseno.

Ramune

Y la última mañana, esperando al barco de vuelta, vemos a las Taraibune, unas barquitas tipo tonel típicas del pueblo de Ogi. Demasiado para turistas. Demasiado caras. Las vemos desde tierra, y nos vamos a dar una vuelta a un cerro que parte la ciudad en dos. Como Busán, pero mucho más pequeño.

Ogi Taraibune

Ogi

Templo en Ogi

Mar de Sado

¿Qué más?, poco más. Vuelta al barco. En cubierta conocemos a unos japoneses muy simpáticos. Se nota que cuando sales de Tokyo la gente no está tan acostumbrada a los extranjeros, y también que son más abiertos. Para bien o para mal, porque sé de gente que ha sufrido discriminación precisamente fuera de Tokyo (que te llamen ajo gaijin, extranjero estúpido, por la calle). Afortunadamente, la gente con la que he hablado fuera de la metrópolis ha sido siempre muy amigable.

Sadokisen

Haciendo amigos en el sadokisen

Haciendo amigos en el sadokisen

En el barco también iban animales. Unos dentro, otros fuera. Los de dentro muy cómodos, los de fuera encantados de que les diéramos de comer mochis, galletas de arroz o patatas fritas.

Castaños

Gaviota

El barco de vuelta no era por Niigata, sino por Naoetsu, un poco más al sur pero en Honshu (la isla principal de Japón). Y como aún nos sobraban unas pocas horas de luz, nos acercamos al pueblo de Takada, de camino hacia Nagano (donde cogeríamos el Shinkansen hacia Tokyo). Un pueblo que tiene un castillo muy pequeño y un lago y jardines por los que pasear.

Castillo de Takada

Takada

Puente en Takada

¿Qué podría decir para resumir?, pues que a pesar de ser un lugar poco común, la isla de Sado tiene su encanto. Que no hay por qué irse a los lugares resaltados en negrita en la guía de viajes para disfrutar. Que el encanto a veces está en lo no descubierto, en lo que sólo tú puedes tener, en lo que nadie más te podrá contar. Para unos Sado será una isla medianeja en el oeste de Japón, donde una vez era un castigo ir, donde una vez hubo una mina de oro, donde celebran festivales en verano y unas señoras disfrazadas navegan en tonel. Pero para mi no es nada de eso. Para mi es esto:

El mar revuelto de Sado

10 comentarios ↓

#1 Israel comentó el 25 de mayo de 2010 a las 23:05

Muy chulo todo!!
Me lo pasé en grande!!
Y no te quejes, que casi todas las noches las pasábamos contigo ;)
Sólo recordar que tras la visita a la mina, la mierda se volvió oro; jejeje… Ese sampling!! Y eso que aún no habíamos desarrollado la técnica al completo, que en Kyoto nos hicimos unos profesionales del sampling :)
Saludos!!

#2 fer comentó el 26 de mayo de 2010 a las 00:12

Luis, tienes alguna fotazo espectacular

#3 Víctor comentó el 26 de mayo de 2010 a las 00:27

Jejejeje… si Nyquist levantara la cabeza! Una experiencia única e irrepetible, muchas gracias Luis!

A ver si para la próxima que vayamos al país del Sol Naciente estrenamos comandante :P

#4 luis comentó el 26 de mayo de 2010 a las 23:54

Isra, no me quejo para nada. Me alegro un montón de que viniérais :D. Por cierto, lo de que a partir del momento de la mina la mierda se convirtió en oro…

Fer, gracias :), ¿cuál es la que más te gusta?. A mi la del operario del puerto.

Víctor, no vayas tan rápido, no vayas tan rápido. Mucho tiene que llover (y tronar) en los próximos años.

#5 concha comentó el 15 de agosto de 2010 a las 19:51

Hola. Quisiera saber si el tiempo que estuvisteis en la isla funcionaron bien las líneas telefónicas -móviles incluidos- o si por el contrario no teníais cobertura; si podíais hablar con España.
Tengo a mi hija en una especie de campamento o campo de trabajo ahí en sado, en Ogi, y no consigo conectar con ella. Llamo y el teléfono me da señal de poca cobertura, tres toques seguidos y no me da línea normal, luego se corta. Desde que sé que debe de estar ahí en la isla, no he tenido forma de comunicarme con ella y estoy sumamente preocupada. Por favor, si podéis ayudarme contestándome con algo, pues os lo agradezco un montón.
Saludos

CONCHA

#6 luis comentó el 15 de agosto de 2010 a las 22:19

Las lineas telefonicas funcionaron perfectamente. Japon es un pais de fiar en estos asuntos.

La senal de conexion en Japon es distinta, trate de mantener el telefono descolgado mas tiempo, quiza parece que se corta pero puede que no sea asi.

Por ultimo, puede probar a enviarle un mensaje SMS, que le llegara en cuanto tenga cobertura.

Y ante todo, yo no me preocuparia en absoluto por el hecho de tratarse de Japon, y menos aun de una ciudad pequena en una isla tan desierta como Sado. Seguro que su hija esta bien.

#7 Objetos perdidos | Luis@Keio comentó el 27 de agosto de 2010 a las 01:32

[...] vez fue cuando me dejé la cámara de fotos compacta en un albergue de la isla de Sado. Contacté unas horas después de irme y, más o menos les entendí que me la iban a enviar a casa. [...]

#8 Hualien Country | Luis@Keio comentó el 24 de septiembre de 2010 a las 00:25

[...] Entre tanto por la carretera te encuentras miradores, castillos de encanto (encanto de parque de atracciones), olas rompiendo en rocas junto a la costa (aunque nunca de forma tan espectacular como en la isla de Sado), [...]

#9 lucia comentó el 11 de octubre de 2012 a las 01:24

buenisimo

#10 Luisa comentó el 17 de septiembre de 2013 a las 01:57

Gracias por este artículo, soy venezolana y budista de la Soka Gakkai, fundada por maestros guiados por las enseñanzas de Nichiren Daishonin, un monje japonés que nació en 1222, quien estuvo exilado en la isla de Sado, por defender su fe en el Sutra del Loto. Ver estas fotos me hizo sentir un poco cómo pudo ser el exilio de mi maestro quien vivió allí en una choza con techo de paja y comío nieve y brotes de hierba cuando no le llegaba la comida que le enviaban sus discípulos. Gracias de nuevo fue estupendo el viaje para mí

Escribe tu comentario

XHTML: Puedes usar las etiquetas <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>