La garganta de mármol

Hace doscientos millones de años Taiwán no existía. Era un trozo de mar con un fondo rico en sedimentos minerales. La conocida actividad geológica en la zona, perteneciente al anillo de fuego del pacífico apretaba y empujaba hacia arriba estos sedimentos. Cien millones de años tuvieron que pasar hasta formarse montañas de dos y tres mil metros de altura. Montañas de mármol sobre las que crecieron densas junglas ayudadas por los vientos de la china y los tifones del pacífico. Y un río. El río Liwu, que con mucha paciencia (tiempo no le faltaba) fue erosionando poco a poco el mármol hasta horadar un increíble y admirable surco serpenteante.

Taroko gorge

El Parque Nacional de Taroko es el lugar más visitado de Taiwán. Afortunadamente el calor extremo, el hecho de ser fin de semana y haber ido temprano facilitaron mucho las cosas. El parque básicamente está recorrido por una carretera de veintitantos kilómetros que desde la costa se adentra en las profundidades de la Isla Formosa. Todo comienza con una puerta típica china indicando la entrada a este increíble lugar.

Entrance to Taroko National Park

La puerta no tiene nada que ver con lo que viene detrás, no avisa que si cruzas su umbral te verás capturado y querrás seguir adentrándote, recorrer las decenas de caminos secundarios que surgen, meterse incluso por aquellos que necesitan permiso policial, no por peligrosos (que también), sino por preservar de las hordas de turistas a los nativos de ascendencia polinesia que aún viven en la zona.

Como mejor se recorre este lugar es a tu aire. Por favor, no vengáis aquí en un circuito turístico, es perder el tiempo subiéndose y bajándose del autocar sólo cuando te lo permiten, sólo donde hay espacio suficiente para que decenas de ellos aparquen a la vez, sólo donde colocan puestecitos de agua, helados y falsa artesanía aborígen a precios tan altos como las montañas que rodean. Para disfrutarlo de verdad hay que ir en tu propio vehículo, ya sea con cuatros, dos o cero ruedas, porque muchos deciden hacerlo andando.

Taroko Gorge

Taroko gorge

Las aguas del río Liwu son cristalinas, claras, pero llenas de fuerza. Sin embargo recomiendan no bañarse en ellas por precaución y por conservación del medio ambiente. Pero ya comenté que los taiwaneses son mayoritariamente chinos que interpretan las normas a su manera y como decía la guía tienen una curiosa forma de pensar:

There are some lovely spots for swimming and river tracing, just do these activities out of sight of regular tourists as many Taiwanese can’t swim, but for some reason think water is safe when they see other in it. Summer drownings are in the hundreds every year as a result.

Pues lo dicho, cuidadito donde se baña uno, que no es cuestión de ir dejando restos en un lugar tan bonito.

Taroko rivers

Taroko rivers

Feet cleaning fishes

Taroko rivers

Taroko rivers

Como veis yo actué como un Taiwanés y me refresqué en una poza de medio metro de profundidad donde el único riesgo era recibir un tratamiento gratuito de defoliación por los peces.

A poco que te alejabas del camino principal los senderos se vaciaban de gente, cosa de las prisas de algunos y para mi regocijo.

Taroko trail

Taroko bridges

Taroko hanging bridge

Un par de horas más tarde decido dar media vuelta en el camino que nunca se acaba, recoger las dos ruedas que había aparcado en una esquinita, y seguir por la carretera tierra adentro. No siempre hubo carretera, curiosamente fueron los japoneses quienes en la primera mitad del siglo XX motivaron su construcción para acceder a los ricos minerales del lugar. Aunque quizá tan sólo estaban preparando el camino para que sus descendientes lo tuvieran más fácil, viajando en dóciles rebaños que corean al unísono sonidos como uuoooooo, eeeeeeiiiiii, sugoooooooi. Quienes los conocéis podéis entenderme ;).

La carretera está construída sobre puentes más o menos nuevos, a través de túneles más o menos antiguos, asomándose a precipicios más o menos altos, y en algunos puntos estrechándose lo suficiente como para que con un poco de suerte los conductores chinos no logren ponerse de acuerdo de quién pasa primero y se formen atascos kilométricos.

Taroko bridges

Taroko bridges

Taroko gorge

Taroko trail

Yo iba en moto, así que algún eventual atasco se solucionó rápidamente. El casco no me lo quitaba de encima nunca. Ni siquiera recorriendo los caminos. Recordemos que en la zona se dan cita fuertes vientos y terremotos, así que en cualquier momento se te puede caer encima un trozo de montaña, literalmente. El día en que yo estuve sucedió un derrumbe en uno de los tramos más bonitos, el túnel de las nueve curvas. Durante todo el día no paraban de llover rocas que a su vez empujaban a otras mayores y caían sobre un tramo de carretera. El destrozo que produjeron fue notable, y afortunadamente las única consecuencia fue verme privado de admirar uno de los lugares más estrechos de la garganta. Lo más que conseguí acercarme es con un poco de zoom de mi cámara. ¡Notad el derrumbe en acción!

Taroko falling rocks

Taroko falling rocks

Las rocas no paran

(No, las rocas no paran su caída)

Y entre montaña y montaña varios templos salteados. Algunos de monjes de clausura, otros dedicados a los constructores de la carretera, y muchos que seguro tienen sus historias pero que no me enteré de ellas.

Taroko Shrines

Taroko gorge

Taroko shrines

Mi recomendación es que nadie que vaya a Taiwán deje de visitar Taroko (siempre que haga buen tiempo, por supuesto). Queda a unos 200km de Taipei, y madrugando lo suficiente se puede organizar una visita de ida y vuelta en el mismo día. Tiene una estación de tren no muy lejos de la entrada donde además es fácil alquilar un coche, moto o bici, o por no mucho más del alquiler de las cuatro ruedas contratar todo el día a un taxi que te pare donde quieras.

Taroko sólo es un ejemplo, Taiwán tiene mucho más de lo que parece. Ya veréis cuando publique otro post con rincones que ni siquiera aparecen en las guías… Así que si alguien se está plateando irse de vacaciones allá, que no se lo piense demasiado.

Taroko gorge

10 comentarios ↓

#1 fer comentó el 29 de agosto de 2010 a las 17:34

Vaya envidia de sitio!

#2 Israel comentó el 30 de agosto de 2010 a las 02:02

Ah!! Como dice Fer… qué envidia!!
Me ha encantado. Creo que voy a tener que hacer caso a mis amigos taiwaneses e ir a visitarles pronto!! :D
Un abrazo!!

#3 Irene comentó el 30 de agosto de 2010 a las 07:48

Fuah, precioso. La verdad es que no puedo decir mucho mas que los japoneses porque no hay palabras ;)

#4 luis comentó el 30 de agosto de 2010 a las 12:05

@Fer, pero seguro que existen otros similares en España. Por ejemplo, Gredos me pareció increíble.

@Isra, venga, anímate a ir a Taiwán. Además, así seguro que les llevas por lugares que ni siquiera ellos conocen.

@Irene, son los mismos japoneses los que no pronunciaban palabras, sino sonidos asimilados.

#5 Alberto comentó el 30 de agosto de 2010 a las 17:57

¡Genial! Me están entrando ganas de volver a visitar Taiwan. La vez que fuimos apenas nos dio tiempo para ver Taipei y el Parque Nacional de Yangmingshan, no muy lejos de la capital.

Nos dijeron que en el interior de Taiwan hay auténticas maravillas de Parques Naturales, pero se requiere ir varios días.

Gran post y las fotos son estupendas.

#6 luis comentó el 30 de agosto de 2010 a las 18:45

Pues considéralo. Hualein queda en tren a 2h30min (10€) de Taipei. Madrugando puedes montarte un buen plan en un día, aprovechando Taiwán como punto de partida para tomar un vuelo LowCost a donde sea.

#7 Tweets that mention La garganta de mármol | Luis@Keio -- Topsy.com comentó el 31 de agosto de 2010 a las 02:41

[...] This post was mentioned on Twitter by JoseM-SGP, JoseM-SGP. JoseM-SGP said: La garganta de mármol http://is.gd/eL6uA (Taiwan) [...]

#8 Kiariex comentó el 12 de septiembre de 2010 a las 07:50

Felicidades Luis, cada dia siempre te veo viajando y cosechando muchos éxitos.

#9 luis comentó el 14 de septiembre de 2010 a las 00:38

Gracias Kiara, espero que también pueda decir lo mismo de tí en breve. Saludos!

#10 Taipei y Seúl con Jetstar y Cathay Pacific | Luis@Keio comentó el 18 de agosto de 2011 a las 08:59

[...] que acaban en inmensas playas o altos precipicios junto al mar. También encontramos el increíble Parque Nacional de Taroko, una garganta de treinta kilómetros de longitud horadada en montañas de mármol. Multitud de [...]

Escribe tu comentario

XHTML: Puedes usar las etiquetas <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>