Entradas escritas en octubre de 2008 ↓

Desayuno Japonés

Típico desayuno japonés: Pescado, tortilla, sopa de miso, arroz, judías con moco para el arroz, ensalada y té. 

Desayuno japonés 

No sólo en el desayuno, se usan muchos platos y recipientes para separar las raciones de cada cosa. No es extraño encontrarse con seis o siete platos distintos para cada persona durante una comida. Se sirven todos a la vez, y te los vas comiendo según te apetezca, picoteando de un lado para otro.

Platos de la cena 

Comida española

Este fin de semana ha sido algo atípico. Comenzó el viernes por la noche, yendo a casa de un arquitecto que vive como a media hora andando de Shibuya (media hora andando… o dos paradas en metro, pero mejor hacer algo de ejercicio y ahorrar dinero). Había estado en España hacía poco y trajo algunas cosas de contrabando: queso manchego y jamón y lomo ibéricos. Qué buenos supieron, aunque era extraño estar en una casa típica japonesa de no más de 25 m², por supuesto descalzos, y comiendo esas delicias.

Lo siento pero no tengo fotos. Esa noche estaba más atento de lo que había sobre la mesa que de la cámara de fotos que estuvo todo el tiempo en el bolsillo. Si acaso os puedo enseñar una foto de unos seres extraños que vi por Shibuya…. a dos semanas para que llegue Halloween. Está movida porque la tuve que hacer rápidamente, sin darme tiempo a poner el modo de alta sensibilidad, aunque se aprecian bien los sujetos.

Seres raros en Shibuya 

Y hoy, domingo, a estas horas que muchos estaréis comiendo en vuestras casas viendo (o no) el telediario, yo estoy con la tripa llena de nuestra comida, hace ya varias horas. En la Hiyoshi Internacional House (que es el nombre de mi dormitorio, por si alguien aún no lo sabía) cada domingo alguien cocina algo típico de su país.

Hace un par de semanas fueron los franceses nos cocinaron, según ellos, fricasse de poulet a la creme sur son coulit d’oignon jeune, accompagne de riz blanc et legumes du jardin, aunque al final resultó ser arroz con pollo y salsa de nata con cebolla. De postre no fueron demasiado originales y compraron seis pasteles (para nueve personas), todo ello acompañado con una botella de vino de Burdeos que alguien tenía por ahí. Resumiendo, la comida no fue nada excepcional, costó 700¥ (5€) por persona y nos quedamos con hambre.

Esta semana decidimos Marta, Alex (un Vulcanus incrustado), Ingrid (una compañera de Marta) y yo hacer una comida española que, sin dudas, superaría a la francesa. Y vaya que si lo conseguimos. Según anunciamos, el menú consistía en:

1. Tortilla de patatas realizada por nuestro cocinero andaluz invitado: Alejandro.
2. Huevos rellenos de bonito del norte, receta vasca por Marta (que hará lo que pueda…)
3. Arroz con leche, que aunque los gabachos digan que es suyo, es un postre típico castellano (por nuestro excelente repostero: Luis).
4. Y para amenizar el evento: sangría, por Marta y su amiga Ingrid que además pondrán música para alegrar el ambiente, de ésta, nuestra comunidad. 

Sigue leyendo →

Complicidad social

Un detalle de Japón, aquí se respeta la propiedad privada. Mirad todas estas bicicletas aparcadas en un supermercado, algunas de ellas sin candado, e incluso con la compra de otras tiendas (o un abrigo, o un paraguas) en el cesto. Simplemente la gente no se lo lleva porque no es suyo. Al igual que en las tiendas nadie roba nada aunque pongan las cosas, literalmente, en la calle. No les cabe en la cabeza esa idea. Viven con una complicidad social tremenda. Y eso me gusta. 

Bolsas descuidadas

Coches

Aparte del hecho de que circulan por la izquierda, cabe decir que los coches son peculiares. Hay muchos coches cuadrados, parecen auténticos bricks encajables. Y les encanta ponerles nombres con palabras de otros idiomas. Un par de ejemplos: Honda Vamos y Nissan Fuga.

¡Vamos!

 

Fuga 

Otro detalle del que no tengo foto. El límite de velocidad en la autopista está indicado por señales con el número brillante en un display de dos caracteres de siete segmentos. Así son más visibles y lo que es mejor, pueden cambiar el límite de velocidad de forma remota. Eso sí, como mucho pueden poner 99 km/h, aunque yo no llegué a ver más de 80 kmph.

Viaje a Tateshina

En la universidad es normal que para dar la bienvenida a los nuevos miembros de cada laboratorio o departamento se celebre una fiesta en algún Izakaya, es decir, un local donde por una cantidad que ronda los 3000¥ (20€) tienes barra libre de comida y bebida durante un par de horas. Pero lo nuestro fue diferente. Nos fuimos todo el fin de semana largo (este lunes era festivo) a Tateshina, un lugar perdido entre las montañas en medio de Japón, a 300 Km de Tokyo. 

El viaje fue largo por el tráfico en la autopista. Siete horas en total incluyendo un par de paradas. Pero los japoneses están preparados para todos y sabían cómo entretenerse. Aquí os dejo un vídeo del primer karaoke en el que he estado, ¡dentro de un autobús!:

Literalmente, tenía cientos de canciones, un 99% de ellas en japonés, con la letra en kanjis, de momento ilegibles para mi. Pero no nos íbamos a librar por eso, ya que había por ahí alguna canción de los Beatles, y a Marta y a mi nos tocó cantar Help!.

Mientras tanto abandonamos la autopista y nos íbamos adentrando en las montañas. Curiosamente la segunda parada fue en Chino City, que no es el China Town, sino una ciudad que se llama “Chino” (ちの ).

Sigue leyendo →

Semana a tope

Se me acumulan las fotos por subir y los post que escribir, pero es que no tengo tiempo. Esta semana ha habido unas cuantas cosas que hacer por la universidad, además de una buena tanda de ejercicios. Ni siquiera he podido aceptar una invitación del embajador porque me coincidía con la clase más importante de la semana. Así que a esperar al año que viene…

Ahora he quedado con un español y un argentino que están también en Keio, aunque uno de ellos se marcha en unos días.  Y mañana temprano nos vamos de puente (el lunes es fiesta) a Tateshina, alejándonos unos pocos cientos de kilómetros y adentrándonos en el Japón profundo. Un pueblecito de 8000 habitantes alejado del bullicio y de la contaminación lumínica de Tokyo. Es el viaje de bienvenida al nuevo curso, vamos un par de departamentos de la universidad (incluídos los dos profesores), y ya os contaré a la vuelta.

Quizá si me da tiempo esta noche suba algún post. Tengo en el tintero la visita a Akihabara, que seguro que os gusta a los que me leáis desde la ETSIT.  

Hasta la vuelta!

Acerca de la crisis económica en Japón

Desde aquí sigo medianamente informado de lo que sucede por el Viejo Continente, y parece que las últimas noticias tienen mucho que ver en cuanto a la crisis económica: ayudas a bancos, nacionalización de otros, crecimiento económico en fuerte desaceleración, un Euro que se debilita cada día más y más, y bueno, vosotros sabéis como pinta de fea la cosa.

Por aquí es distinto. No se escuchan cosas raras acerca de los bancos, los tipos de interés están a 0.5%, inflacción nula, y por si fuera poco el yen ha ganado mucha fuerza. Para que os hagáis una idea, cuando llegué aquí hace un mes (¡¡hace justo un mes!!), el cambio estaba a cerca de 170¥ por 1€. Ahora está ya por debajo de 134¥ por €. ¿Esto es bueno o malo?. Pues depende…

Para mi, ahora, es malo. Vivir en Japón me sale más caro con el dinero que tienen que enviarme de España durante el tiempo de establecimiento. Pero luego será bueno. A finales de este mes cobro la primera mensualidad de la beca, en yenes, y si lo pasara a € resulta que se ha revalorizado un 25%, pero tampoco sirve de mucho porque aquí las cosas seguirán costando lo mismo (en estos momentos están registrando un 1.x% de inflacción, y ya andan asustados porque es la mayor en décadas). Sólo tendré cierta ventaja si viajo fuera del país con yenes.

Pero para este país es malo. Por lo poco que sé de economía, si la moneda vale mucho, las exportaciones se fastidian, y recordemos que Japón es un país con una parte muy importante de su economía en la industria. Si los yenes son más caros los productos japoneses encarecen para el mercado exterior. Antes por 10€ pagábamos un reloj Casio de 1700¥, ahora necesitamos 12.5€ para pagar ese mismo reloj, así que los chinos espabilan y pueden subir el precio. La gente que anda fastidiada con la crisis no puede soportar el aumento de precio de los Casio y el próximo reloj que se compra es made in China, por lo que los chinos hacen negocio y se van buscando un hueco en el futuro de la lista de potencias económicas.

Para demostrar que la gente anda preocupada, puede verse en la bolsa de Tokyo acumulando unas pérdidas tremendas. Un 20% en 5 días.

A ver cómo acaba todo. ¿O estamos sólo empezando?

Más viñetas en Manuel Fontdevila, descubiertas gracias a Fesja.

Extra: el síndrome del dedo gordo.

PS: Si mis escasos conocimientos de economía fallan en algo, ¡¡hacédmelo saber!!