Entradas escritas en mayo de 2010 ↓

Grapando isótopos

Porque cuando quieres grapar, no encuentras una sola grapadora rellena ni grapas adecuadas con las que rellenarla, y cuando no quieres te encuentras las grapas en los lugares más recónditos; hago una propuesta:

  • Homogeneizar el formato de grapas y grapadoras
  • Diseñar la grapadora universal que acepta todas las grapas, sin importar origen ni condición.
  • Aplicar el Principio de Exclusión de Pauli a las grapadoras: en una misma habitación no podrá haber más de una grapadora.
  • Pasarse a los clips.
  • Dejar de malgastar tanto papel y empezar a usar todos ya mismo un iPad.

Y para que este mensaje no quede tan soso, adjunto una imagen de lo que quería grapar y va a tener que esperarse:

Doy como premio un átomo de silicio a los primeros que adivinen qué es. Y no un átomo cualquiera de silicio, sino un átomo de silicio 30, valorado en 1 millón de yenes el gramo. Tanta generosidad es porque el otro día me encontré unos pocos debajo de la mesa (no unos pocos átomos… ¡¡unos pocos gramos!!) que mis compañeros del labo creían perdidos. Pero sólo estaban escondidos porque hace no mucho estuvieron de visita unos profesores rusos… y ya sabemos lo que hacen los rusos con los isótopos… [algunas instalaciones de separación de uranio de la antigua Unión Soviética han sido reacondicionadas para la separación de isótopos de semiconductores, usados sobre todo en la investigación (vía UC Berkeley)]

Precios del arroz en España y Japón

Comencemos diciendo que en España se consume menos arroz que la media mundial (65kg/persona/año), mucho menos, algo así como la séptima parte. Simplemente para que quede ahí como dato, sacado de esta página. Ahora vayamos al precio del arroz.

Comprobando los precios del arroz en España (ver capturas Carrefour 1, 2, 3, 4, en El Corte Inglés son similares) he visto que la inmensa mayoría están entre 0.75 y 1.5€ por kg. Las excepciones son tipos especiales de arroz (basmati, salvaje), que suben hasta 3€/kg, o incluso el arroz bomba de determinada marca que se pone a 6€/kg. Este último tipo de arroz es no-pegajoso, lo contrario que los japoneses.

En Japón se consume mucho arroz, más o menos están en torno a la media mundial, porque el arroz no sólo se usa para las comidas, sino también en dulces, snacks e incluso bebidas alcóholicas. Ahora vayamos al precio. El arroz más barato, en tamaño de envases comparables, sale a 400¥/kg (3.2€kg). Es decir, el arroz más barato en Japón es notablemente (el doble o triple) de caro que prácticamente todos los arroces en España.

No creo que tanta diferencia de precio pueda deberse a parámetros secundarios relacionados con el distinto (aunque no tanto) nivel de vida en ambos países. Entonces, ¿el arroz de España tiene peor calidad?, me cuesta creer que el 90% de los arroces de España sean de mala calidad, ¿o es que en Japón son demasiado sibaritas y sólo compran el arroz más esquisito?.

No puedo entrar en esta discusión, quienes me conocen pueden saber que no le suelo poner pegas a ningún tipo de comida, pero igualmente digo que la gastronomía no es lo mío y diferencio matices en tipos de comida similares. En España comía el arroz que me ponían sobre la mesa, en casa, en la universidad o en cualquier otra parte. En Japón siempre he comprado el más barato (1500¥ el paquete de 5kg [2.5€/kg]) y tampoco le pongo pegas. Los más caros que se pueden encontrar en los supermercados del día a día (no en tiendas especializadas) llegan a precios desorbitados de más de 1000¥ (8€) el kg.

Quisiera saber vuestra opinión al respecto, sobre todo para esclarecer si el arroz en Japón es realmente caro por motivos no inherentes al producto en sí (es decir, debido a regulaciones u otros factores sociales, etc) o es que el arroz que venden en España realmente es tan malo que más me valdría llevarme de vuelta un paquetito de 5kg debajo de cada brazo.

Fajos de billetes

Hace un año, en Corea del Sur el billete de más valor que existía era de 10.000 Won (unos 6€). Pero unos meses atrás crearon el billete de 50.000 Won (30€), pero la verdad es que no se ve por la calle, estará reservado para grandes transacciones. Corea del Sur es un país desarrollado, y con los precios en consonancia (aunque un poco más barato que España). Por eso, si vais a Corea, tendréis que manejar un montón de billetes en el día a día. Y cuando nada más llegar cambiéis o saquéis de un cajero, más os vale tener espacio de sobra en la cartera.

Fajo de billetes coreanos 10.000W

En Japón el billete mayor también es de 10.000, pero yenes. Esto vienen a ser unos 80€. Japón es el país del mundo que más dinero en efectivo usa, así que es común que los japoneses lleven varios de estos en la cartera. También se emplean para las grandes transacciones, algunas que en España se harían con tarjeta o transferencia, aquí he tenido que hacerlas en efectivo (comprar billetes de avión, pagar envíos de Amazon, seguro médico, factura de la electricidad, etc).

Billetes consecutivos 10.000¥

Estos 20 billetes tienen la curiosidad de que son de numeración consecutiva. Y no, no son míos, sino de una de las veces que vinieron a visitarme 4 amigos durante el último septiembre.

Aeropuerto de Haneda

A menudo nos referimos a Haneda como el aeropuerto local de Tokyo, el que se usa para los vuelos nacionales. Sin embargo su nombre oficial es “Tokyo International Airport”. Pero de internacional tiene poco. Actualmente no existe ningún vuelo internacional regular, los pocos que hay operan como chárter (aunque sean los mismos todos los días) desde una minúscula terminal internacional. Echad un vistazo al mapa, la terminal internacional es el pequeño cuadradito salmón de abajo.

La terminal 1 es en la que opera principalmente Japan Airlines (JAL) y la 2 All Nippon Airways (ANA). Por supuesto sólo vuelos nacionales.

Haneda, Terminal 1

Pero a pesar de que prácticamente sólo tenga vuelos nacionales, anualmente es usado por más de 62 millones de pasajeros al año. Es el quinto aeropuerto con más pasajeros del mundo, después de Atlanta, Londres Heathrow, Pekín y Chicago. Y su hermano, Narita, el verdadero aeropuerto internacional de Tokyo, apenas tiene la mitad de pasajeros: no llega a 30 millones al año.

Otra diferencia notable es en el número de pistas. Mientra Narita apenas estrenó su segunda pista (no muy larga además) ya entrado el siglo XXI, Haneda lleva décadas con tres pistas, y una cuarta que estará acabada antes de fin de año. Es una pista construída totalmente sobre el mar de la bahía de Tokyo, donde ya tienen buena práctica de construir islas artificiales (puede verse en la siguiente foto, un trozo en la esquina inferior derecha). Me recuerda a la del Aeropuerto de Macao.

Haneda

El motivo de que Narita se haya desarrollado tan lentamente está en la oposición de los granjeros de la zona a que construyeran el aeropuerto. En fechas cercanas a su inauguración hubo atentados con cócteles incendiarios y vehículos invadiendo las pistas , muchas protestas, e incluso hoy en días algunos granjeros se han hecho fuertes y se resisten a perder sus propiedades (son ahora una isla dentro del aeropuerto). En este panorama una expansión es difícil de asumir, y es el motivo de que en la entrada de Narita haya controles de equipajes y pasaportes. Ojo con el ejemplo de los granjeros entre medias de las calles de rodaje y al borde del final de la pista:

Por eso Narita no puede crecer y está saturado. Es muy difícil que una aerolínea consiga un slot (permiso de despegue/aterrizaje), y por eso mismo también las tasas de despegues y aterrizajes son carísimas.

Next to Haneda Airport

Sin embargo en Haneda las cosas van a cambiar, va a dejar de ser doméstico porque están construyendo una nueva terminal internacional (de verdad). Empezaron negociando permitir vuelos regulares de hasta 1947 kilómetros, que daría para cubrir Corea y parte de China. Esta cifra tan caprichosa sale de que es la distancia de la ruta aérea doméstica más larga que se puede hacer desde Haneda, concretamente hasta Ishigaki, una de las islas más australes y paradisíacas de Okinawa. Pero parece ser que Haneda se va a abrir al mundo y en él podremos aterrizar directamente desde América y Europa. Esto va a ocurrir tan pronto como el próximo octubre. Así que quién sabe si la próxima vez que vuelva a España lo hago desde Haneda :).

Haneda 2010

Haneda, Nueva Terminal Internacional

Desde luego que sería muy conveniente, porque Narita queda demasiado lejos y no es precisamente barato llegar hasta él. Ya escribí hace un tiempo la de vueltas que había que dar para conseguir llegar de Narita a Hiyoshi, aunque ahora me he mudado y me pilla ligeramente mejor, sólo necesito 1 trasbordo.

Distancia a Narita

Por dentro Haneda es un aeropuerto más o menos normal. Una de las cosas que más sorprende es que tiene pantallas indicando el número de plazas libres en los siguientes vuelos, los japoneses son muy de acercarse al aeropuerto y comprar allí mismo un billete en el primer avión que salga hacia su destino. La mayoría de los carteles están en japonés, también las pantallas e igual con las locuciones por megafonía, y si en algún momento son en inglés lo hacen de forma breve y a veces no dando toda la información que dan en japonés. Lo que me gustó mucho es el mapa que tienen indicando las puertas de embarque y los vuelos que de ellas van a salir.

Haneda, Terminal 2

Haneda, Terminal 2

Ya han sido varias las veces que he estado en este aeropuerto (de hecho todas las fotos de este post son mías), a veces en el comienzo o final de un viaje (Hong Kong, Hiroshima, Seúl), y otras veces por puro disfrute. De hecho esta tarde he estado por ahí con la bici. Nadie te dice nada por ir con la bici por las carreteras de alrededor, por estar en la misma verja a 50m de una pista de rodaje entre las terminales o por callejear entre los edificios de oficinas, por subirse a un murete para hacer algunas fotos. De hecho merodeaban policías en moto de vez en cuando, y los policías pasaban de nosotros, porque no era yo el único al que se le ocurren estas cosas.

Mirando a Haneda

Japan Coast Guard

Túnel de Haneda

Otros también andaban por los alrededores recogiendo mejillones (no sé qué pasa en esta Golden Week porque ha habido un montón de gente que me ha dicho que se iban a coger mejillones, ¿será típico?). Ahí los ves, metiéndose en el agua hasta las rodillas para recoger un marisco de dudosa salubridad.

Haneda Airport

Mientras tanto yo me he ido a cazar otros bichos algo más grandes y con alas, aunque por el camino se me han escapado y no me los he podido traer a casa.

A300 JA8564 Japan Airlines

B763 JA8271 ANA

B738 JAT37M Skymark

Pikavión

(este último es el Pikachu Jumbo, en serio, tiene ese nombre)

Pues nada, esto es todo. Como siempre empiezo a escribir y acabo explayándome demasiado. Espero que no os hayáis aburrido mucho. ¡Sayonara!

Señaleros japoneses

Terremoto (VII)

Estoy en mi casa, descargado unas fotos desde la cámara. Tranquilo, no hay ruidos más allá que el ventilador del ordenador. Y mi silla empieza a moverse de delante hacia detrás a una frecuencia de unos 2Hz. No suena nada más, el edificio no cruje, no hay ese sonido grave de fondo tan característico. Tan pronto como vino, a los seis o siete segundos se va.

Miro en la web de la JMA y no dice nada. Eso es que el terremoto no es grave, si lo fuera la información estaría disponible instantáneamente. Tarda unos 5 minutos, lo normal. He aquí un par de imágenes:

Ha sido de magnitud 6.1 Ritcher, es decir, algo más que moderado, pero al haber ocurrido tan lejos no se ha notado en tierra firme. O al menos no lo han notado lo suficiente las estaciones sísmicas (sólo en la segunda imagen debería haber decenas). Pero yo sí, y creo que es porque estoy en un piso 12º, o lo que es lo mismo, vivo en un amplificador de terremotos…. interesante :).

Sábado de festivales

Dos festivales este sábado. Un grupo variado de personas nos reunimos a iniciativa de Anna para dar una vuelta por Tokyo. Cuatro españoles, dos franceses, dos griegos y una indonesia.

Tokyo Metro bench

El primer festival, el Fuji Matsuri (藤祭り), que no tiene nada que ver con el monte Fuji (富士山), pero así es el japonés, con un montón de palabras homófonas. En este caso lo traducimos como el festival de las glicinas, que vienen a ser un tipo de planta trepadora que echa unas flores lilas. Se celebra en un templo del este de Tokyo (Sumida), y a la vez celebran el Gakugyo Kosai, una ceremonia para que vayan bien los estudios y la salud. ¡A ver si es así!

Wisteria Festival

Wisteria Festival

Wisteria Festival

Puesto de feria

Wisteria Festival

Ahí al fondo podéis ver la nueva torre de Tokyo: Tokyo Sky Tree. A día de hoy con 358m de altura, ya supera a la Tokyo Tower. ¡Y aún le quedan 300m más para crecer!.

Andando por la zona nos encontramos con un festival hawaiano. A los japoneses les encanta Hawai, es uno de los destinos turísticos favoritos desde hace décadas, aunque desde la II Guerra Mundial los vuelos son de ida y vuelta.

Hawai Festival

Hawai Festival

Después nos fuimos a ver más flores lilas. En este caso al Bunkyo Azalea Festival, en el centro de Tokyo. Había también puestecitos de comida (como en todos los festivales) de lo típico: okonomiyaki, tacoyaki, yakisoba, etc. Yo me comí unas uvas caramelizadas.

Bunkyo Azalea Festival

Bunkyo Azalea Festival

Bunkyo Azalea Festival

Me gustó mucho más esta visita, posiblemente porque no había tantísima gente como en el anterior, y además porque tenían un pasillo de puertas tori. Nada comparable a lo que hay en Kyoto, pero algo es algo. En estas había que ir medio agachado para no golpearse la cabeza o arrancarse los cuernos, depende de cada uno…

Bunkyo Azalea Festival

Remolino de Toris

Y ya por último, acabar el día por el parque de Ueno, dando una vuelta por los jardines y el estanque (en el lado de tierra, aún no sé caminar sobre las aguas). Pensamos en alquilar una barca o varios patitos, pero justo estaban cerrando, así que lo dejaremos para otro día.

Dos pajarracos

Estanque de Ueno

Parque de Ueno

Después de cenar un poco de soba, cada uno tiró para su casa. Unos en Hiyoshi, otros en Disneylandia, y yo en Tsurumi, con la Luna indicándome el camino para llegar a casa.

Vuelta a Tsurumi

Vacaciones y horas de trabajo en Japón

Esta semana hay varias festividades juntitas, los japoneses lo llaman Golden Week, y a menudo es la única semana de vacaciones que tienen al año (aparte de tres o cuatro días para fin de año). Hablando de vacaciones, tuve ocasión de preguntar a una persona que recién acaba de entrer en una empresa el por qué no hay más vacaciones. El caso es que las pueden tener, no sé exactamente hasta cuántos días, pero no se las toman. No lo hacen porque si no tienen que encontrar a alguien que se encargue de su trabajo, alguien que no se esté tomando vacaciones, y claro, por no fastidiar al compañero y tratar de mantener la cordialidad dentro de la empresa, nadie se coge más vacaciones. O las cogen todos juntos en las épocas en las que tradicionalmente está permitido tomarse vacaciones, como esta semana.

Seguí tirando del hilo, la conversación estaba interesante. También aprendí acerca de las horas extra. Esta empresa (muy conocida internacionalmente) recomienda hacer 100 horas extra al mes. Y en este país recomendar es una forma sutil de obligar o atenerse a las consecuencias, como no progresar en la empresa. Ese centenar de horas supone unas 4 horas extra al día de lunes a sábado, y si lo sumamos a la duración normal de la jornada de trabajo (8 horas + 1 para comer), se nos pone en 13h en el puesto de trabajo. Aún nos faltaría por contar los desplazamientos, las frecuentes fiestas de empresa después del trabajo (también de asistencia recomendada), y las temporadas en las que es necesario hacer trabajo extra de verdad, aunque esto es comprensible. Y he aquí un motivo de que las casas japonesas sean tan pequeñas y frías ¡apenas pasan tiempo en ellas!.

Esta persona acaba de entrar a trabajar, y piensa seguir por varios años en su empresa, los suficientes como para saltar a una delegación en Europa ó USA. Calcula que 5 ó 6 años serán suficientes. Seguro que lo conseguirá, tiene el nivel y capacidad suficientes. Lo que yo me pregunto es por qué no se anima siquiera a tratar de irse ahora. También recibí respuesta a esta pregunta. En Japón las empresas se nutren de las universidades, a ellas van y de allí consiguen sus nuevos empleados. Las buenas universidades colocan a sus alumnos en grandes y conocidas empresas. El qué se ha estudiado en la universidad poco importa, he visto casos de gente de económicas entrar a desarrollador de software tecnológico, y al contrario, gente de físicas entrar a administración de un buffete de abogados. Es más importante la empresa que la actividad que en ella se ejerce.

Por eso los niños japoneses se esfuerzan tanto en pasar los exámenes del instituto y pasan todas las tardes en un preuniversitario preparándose para los exámenes de acceso a las mejores universidades. Conseguir entrar en ellas es sinónimo de obtener un puesto asegurado en una gran compañía, y altas posibilidades de llegar alto siempre que se hagan el número suficiente de horas extras y tomándose vacaciones las justas.

A lo que iba, como las empresas se nutren de las universidades, si un nuevo empleado les sale rana (decide irse al poco de haber entrado, 2-3 años), las consecuencias recaen sobre la universidad: al año siguiente reducirán el cupo de puestos de trabajo disponibles para graduados de esa universidad. Si esto ocurre demasiado a menudo, la universidad perderá prestigio en la medida que las grandes empresas van retirándose, los estudiantes preferirán entrar a otra universidad, dejando en ella todo el dinero de la educación. Porque aquí la educación no es precisamente barata. Las universidades públicas cuestan como las privadas en España. Y las privadas el doble.

Me he enrollado demasiado. Fíjate que quería poner unas fotos de esta semana. Bueno, como ya no viene al cuento las pongo en otro post.

Ah, y al contrario que el año pasado, este año no tengo planes concretos para la Golden Week. Eso sí, ya somos varios los que nos hemos apuntado a una silver week extendiendo un fin de semana de finales de mayo. Ya tenemos los billetes de avión a… ¡Okinawa!.