Entradas escritas en diciembre de 2009 ↓

Japón no es TAN caro

Cuando la gente habla de Japón inmediatamente piensa en robots, luces de todos los colores por las calles, y en un país carísimo. Robots sólo los he visto en museos, en la ciudad basta con que te alejes un par de kilómetros de las estaciones principales para encontrarte campos cultivados, y acerca de los precios, ahora os voy a demostrar que no es para tanto.

Eso sí, ocurre que cuanto más te integras en el país más y más tienes que pagar. Los impuestos de matriculación de vehículos no son bajos. Tampoco el seguro médico, que te cuesta un 10% de tu salario (excepto si eres estudiante, que es algo así como el 1%) y te cubre el 70% de los gastos médicos (para estudiantes, el 90%). Luego ponte a sumarle el pago del colegio de tus hijos, los compromisos sociales que hay por todas partes (con los vecinos, familiares, tu jefe, fiestas a las que no puedes faltar, etc), y un montón de cosas.

Por eso os advierto que me voy a centrar en los gastos más normales, con ayuda de una estupenda web que he encontrado para comparar los precios entre países y ciudades: numbeo. Compararé Japón entero con España entera. A menudo las capitales no son representativas del país. Vamos allá. A la izquierda Japón. A la derecha España. El cambio de moneda es a unos 130~135¥ por €, que es a lo que ha estado durante los últimos meses

Una de las cosas más destacables de Japón es lo barato que sale comer en la calle. Por 500¥ (3.7€) puedes tomarte un buen plato combinado (o por separado) de arroz, carne, huevos y verdura. En la universidad incluso algo menos. Y las bebidas, también más baratas, excepto la cerveza, que está sobrevalorada en todas partes (puede llegar a costarte lo mismo que la comida). El agua suelen ponértela directamente de jarra, no hay que molestarse en pedirla :).

Pero por otra parte la comida en los supermercados es más cara. Por no hablar de la fruta, que salvo plátanos y mandarinas (estas últimas por temporadas) se pone por las nubes, tanto que te cobran por unidades (un precio bueno para una buena manzana son 105€ ≈ 0.9€ ¡en una frutería!). Además, hay cosas que aunque encuentras no está tan bueno como en Europa, caso del queso y chocolate. Ah, como curiosidad el arroz es bastante caro, aunque lo coman hasta por las orejas. Lo más barato que he encontrado es 300¥ el kilo en paquetes de 5kg.

Y el transporte… aquí el cuadro no hace gala al auténtico precio del transporte. Un billete sencillo de metro/tren/autobús dentro de la ciudad sube hasta los 200¥ (1.5€), y los abonos de turista no suelen compensar porque cubren sólo unas pocas líneas a un precio abusivo (1000¥ ≈ 7.5€) por un día. Y si ya sales de la ciudad y te vas a otra parte puedes elegir entre el avión (13.000¥ ≈ 100€ el trayecto, sin importar mucho el destino ni aerolínea), el Shinkansen (2500¥ ≈ 20€ cada 100km), o el autobús o tren normal que sale a la mitad que el de alta velocidad. Por eso si venís de turismo compensa sacar el Japan RailPass, ya que con sólo ir y volver de Tokyo a Kyoto se compensa el precio.

Aquí no tienen en cuenta que si tiras un electrodoméstico o mueble grande tienes que pagar una tasa extra de varios miles de yenes (decenas de €) y luego llamar al ayuntamiento para avisar de que vengan a recogerlo. Ah, y el dato de la velocidad conexión a internet aumentadlo en un orden de magnitud… o dos.

El alojamiento depende un montón de la distancia a la estación de tren más cercana. De pasar de estar a 5min a estar a 15min el precio puede caer estrepitosamente. Pensad que la gente trabaja está en el trabajo muchas horas al día, y cuando vuelven quieren llegar a casa cuanto antes para tirarse en la cama o el sillón. Y no cuentan las cinco o seis mensualidades extra que pagar al principio del contrato, de las cuales la mitad no se recuperan, porque son de cortesía para el dueño del terreno, para el RealState, para el que te ha alquilado la casa, etc. Afortunadamente yo estoy en un alojamiento universitario y aparte de no tener que pagar todas esas cuotas extra, me vienen todos los gastos de agua, luz, gas e internet incluídos en los 45000¥ (350€) de cuota mensual, y no es de las residencias más baratas precisamente (ni de las más caras).

Otra cosa que no comenta es el precio de los hoteles. Los hostales jóvenes salen por 3000¥ (20€) la noche, aunque los hay más baratos pero no aparecen en las guías, y los hoteles por alrededor 10.000¥ (75€) la habitación doble.

Pff… ni idea. Nunca he comprado una casa así que no puedo comparar.

Y aquí viene lo importante. Los sueldos medianos son casi el doble (algo así como el sueldo típico, la media no vale hacerla porque los que cobran muy mucho falsearían los datos). También es cierto que luego los japoneses gastan más el dinero en muchas cosas que podríamos considerar caprichos: TVs de alta definición, camarones (para hacer fotos), lavanderías para no tener que planchar, bolsos de Louis Vuitton etc. Ah, y en tabaco. Hay más fumadores que en España, pero respetan mucho más los lugares sin humos, que a veces puede ser un área comercial al aire libre como la madrileña zona de Sol-Callao-Opera y alrededores

Resumiendo, compensando unas cosas con otras, Japón puede compararse en precios a España. Otra cosa bien diferente es quedarse a vivir de forma más o menos definitiva, que aunque los sueldos son más altos surgen también más gastos (y caprichos) por todas partes.

De Santurce a Shibuya

¿A quién se le ocurre cantar “De Santurce a Bilbao” en la esquina más transitada de Tokyo, vestido de Hello Kitty y con chapela, a la vez que se toma un bote entero de wasabi?

De Bilbao tenía que ser…

(la acción comienza en el minuto 3:20)

Por cierto, es otro de los españoles viviendo en Japón, y sinceramente recomiendo su ikublog (aunque a veces se le va demasiado… como en ese vídeo).

Clavos hundidos

Ayer vi a un hombre en silla de ruedas por la universidad. Me sorprendió. Pensándolo bien, en Japón la inmensa mayoría de gente que se ve por la calle son normales. Normales… considerad que ya llevo más de un año por aquí ;), pero me refiero a que no se ven paralíticos, invidentes, síndrome de Down, cojos, etc. Quizá es porque la salud y alimentación es mejor y además usan mucho más el transporte público, o porque los japoneses son genéticamente una raza superior que no tiene tantos defectos como la occidental, o simplemente porque se quedan en sus casas.

La ciudad no está adaptada para las sillas de ruedas, ni para los ciegos. Los que habéis estado por aquí me diréis que en las estaciones de tren hay ascensores y las aceras tienen guías en el suelo para los invidentes… pero eso sólo ocurre en los sitios normales que todo el mundo visita. Y si no acercaos a las calles de cualquier barrio residencial: sin aceras y con postes por todas partes. O a la universidad, en el caso de mi campus de Keio, al que para llegar hay que subir una cuesta bien empinada por una acera estrecha, sólo hay rampas en las zonas de laboratorios (para mover maquinaria y suministros). Olvidáos de ir a la tienda en silla de ruedas (el ascensor es pequeñísimo y queda en un pasillo estrecho), o a las aulas que no quedan en la planta baja,

Definitivamente Japón está hecho para los japoneses. Para los japoneses normales. El clavo que sobresale es martillado. Y el que no puede sobresalir porque está hundido… ¿hundido queda?

Por cierto, el hombre en silla de ruedas por la universidad era occidental.

En defensa de los derechos de los ciudadanos en internet

Me entero por un compañero de Malasia acerca de lo que ha colado el gobierno en una nueva ley de economía ( texto completo, ver páginas 95~98). Comento que cada vez nos parecemos más a lo que hacen en China, a lo cual me responde destacando que la diferencia es que nosotros elegimos (¡y reelegimos!) al gobierno, al contrario que en China.

Acerca de la ley, básicamente es que sin intervención de ningún juez una comisión (posiblemente elegida digitalmente, a dedo) del Ministerio de Cultura podrá cortar el acceso a cualquier web que considere vulnera algún derecho de propiedad intelectual (ups… no le pedí permiso al profesor para colgar en el post de ayer tres transparencias hechas por él).

Pues nada, ahí va el texto del manifiesto.

Manifiesto “En defensa de los derechos fundamentales en internet”

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que…

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial – un organismo dependiente del ministerio de Cultura -, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Comparando a la ESA y la JAXA

Estos días he estado algo liado con presentaciones, entregas y otras cosas. Pero bueno, a ver si retomo esto.

Una de las asignaturas que tengo es “Space System Engineering”. Es una asignatura peculiar. Tan pronto viene un ingeniero de la JAXA (Agencia Espacial Japonesa) y nos cuenta el control de actitud de un cohete y cómo logran poner cosas en órbita, como el profesor nos suelta una charla acerca de la historia del espacio visto en el contexto de la “ciencia”. Ésta era la primera transparencia:

Pero bueno, la clase estuvo entretenida :D.

En otra ocasión, algún otro invitado nos explicó las diferencias entre la JAXA y la ESA (agencias espaciales japonesa y europea respectivamente). Se deja ver la forma de trabajar japonesa, trabajando siempre en grupo y con personas y empresas que se hayan ganado la confianza a lo largo del tiempo, por eso los empleos suelen ser de por vida.

Sin embargo lo más impactante está en la última línea. En Europa “Quality of Life” mientras en Japón “Quality of Work”. Ahí lo dicen todo.