Entradas escritas en noviembre de 2009 ↓

El salvador de peluches

Los peluches abandonados por sus antiguos dueños ya no tienen que temer un trágico futuro siendo reciclados o incinerados en el vertedero. En algún lugar de Japón, los basureros se dedican a salvarlos y darles una nueva vida adornando el camión de la basura: los grandes arriba, los pequeñitos a los lados, no se vayan a caer y morir espachurrados.

Salvando peluches

Cómo enviar una carta a Japón

En Japón las calles no tienen nombres.

Japón está compuesto por multitud de islas, unas 6848 dicen quienes las han contado, pero las que más se conocen son las 4 principales más el archipiélago de Okinawa.

Hay ocho regiones, y aunque administrativamente no tienen ninguna separación explícita, tradicionalmente se han venido usando. La región de Kinki también se conoce como Kansai; la dualidad en el nombre viene de si se consideran como límites geográficos las bahías o montañas respectivamente.

Para llegar a un lugar lo primero que debes saber es la prefectura, que viene a ser como las provincias en España. Hay 47 prefecturas, bueno, mejor dicho hay 43 prefecturas (県 ken), dos áreas urbanas (府 fu), un camino (道 dō) y una metrópolis (都 to). Cada prefectura tiene su capital. El primer mapa indica las prefecturas (todas) y el segundo la capital de cada una de las mismas.

Por motivos geográficos, algunas provincias están divididas a su vez en subprefecturas (支庁 shichō). Es el caso de Hokkaido en el norte por ser demasiado grande o de Tokyo por tener adjudicadas unas islitas hasta nada menos que 1800km hacia el sur.

Dentro de cada prefectura encontramos zonas con rurales con categoría de distrito (郡 gun) y otras más urbanas con categoría de ciudad (市 shi).

A su vez, los distritos lo están en cabildos (町 chō/machi) ó pueblos (村 mura), mientras que las ciudades más grandes están divididas en barrios ( ku). Además, los barrios pueden también dividirse en cabildos (町 chō/machi).

Dentro de cada barrio hay varias zonas (丁目 chōme), y dentro de cada zona se enumeran las manzanas en un orden más o menos organizado (番 ban).

Barrio Japonés

Pero una manzana puede contener más de un edificio, entonces también se enumeran (号 gō). Y aunque hay muchas casitas individuales, no faltan los edificios de apartamentos con subsiguientes divisiones de piso, escalera, sección, e incluso habitación.

Si os pongo una dirección, lo veréis más claro, donde los kanjis en negrita son las divisiones administrativas (prefectura, ciudad, barrio) o locales (cabildo, zona, manzana, edificio) y las letras entre paréntesis las correspondientes a piso, sección y habitación respectivamente.

神奈川横浜港北日吉丁目27号(XYYーZ)

Es una dirección parecida a la mía. En mi manzana, entre cada edificio hay un parking de unas 15 plazas. Curiosamente, aunque todos los edificios son del mismo propietario, parece que no es lo mismo con las zonas de parking, porque una tiene parquímetro, otra tiene las plazas ocupadas siempre por los mismos coches, y una más directamente está cerrada.

Parking de HIH

Por cierto, después de todo este jaleo que se tienen montado aquí con las divisiones sucesivas, tienen un código postal de 7 cifras que define con bastante precisión la dirección.

Ahora a lo que iba. Para escribir bien una dirección, si se hace en japonés se pone en la primera línea el código postal y la provincia, en la segunda el resto de la dirección y por último el nombre. Daos cuenta de que es al revés que en el mundo occidental.

〒223-0061 神奈川県
横浜市港北区日吉町目2−27−2(XYYーZ)
ルイス

Y por si os lo preguntáis, los carteros también leen en caracteres romanos. No hace falta saber kanji para enviar cartas a Japón. Basta con escribir la transcripción e incluso ordenarlo de la forma occidental:

Luis
Yokohama-shi, Kouhoku-ku, Hiyoshi 2-27-2 (XYY-Z)
223-0061 Kanagawa-ken

Además, como en todas partes, admiten algunas omisiones, variaciones razonables o indicaciones informales siempre que el destino esté lo suficientemente claro. La de cartas o postales que habré enviado yo sin saber del todo la dirección…

Y así es como se las pueden apañar sin nombres de calles.

Nota: en realidad algunas calles sí que tienen nombre, pero son las menos.

Actualización: Explicación de por qué los japoneses van al revés que todo el mundo y ponen nombre a los edificios, en vez de a las calles (¿o será que todo el mundo va al revés que ellos?)

Niños japoneses

Una típica escena de verano, los niños protegiéndose del fiero sol del mediodía se refugian en la primera sombra que pillan. Ese no es mal sitio, dá al norte y tienen su rinconcito en los bajos de las escaleras. Es posible que estén capturando algún bicho raro y desconocido para ellos. Aquí en Japón era tradición tener a grillos enjaulados que canten y alegren la noche. Aún hoy se ve a algún que otro niño sacando a pasear su grillo durante las tardes de verano.

Niños jugando

Pero ser niño en japón no es tan bonito. Por las tardes y fines de semana les fríen a actividades extraescolares, eso si no tienen academia para preparar los exámenes de ingreso a la universidad. Sí, de niños. Todo el sistema educativo preuniversitario no es mas que una tremenda competición para lograr meterse en las mejores universidades del país. Después, no harán gran cosa en la universidad, no lo necesitan porque  saldrán colocados en una empresa de la misma categoría que la universidad. Ya la empresa se encargará de formarlos tal como quiera, por eso tampoco le interesa mucho que la gente llegue con iniciativas y una forma determinada de hacer las cosas. Muy posiblemente se quedarán en esa compañía para toda la vida. Si trabaja bien ascenderá y llegará alto en la escala de mando. Si no trabaja bien, acabará limpiando los baños. Pero será complicado que le despidan, y mejor que así sea, porque después le costaría encontrar trabajo.

Por eso que desde pequeños aprenden a ser disciplinados, a sentirse parte de un grupo, a vivir en Japón. Todos vestidos igual (nadie debe destacar, para bien ni para mal), cantando el himno de la escuela y desfilando cada mañana en el patio.

En el fondo gracias a esta disciplina la sociedad Japonesa podría considerarse ejemplar en cuanto a comportamiento, dentro de unos márgenes por supuesto. Hacen lo que se debe hacer y más o menos todos siguen, al menos en público, las directrices generales que están marcadas desde hace décadas. Pero esto se les puede volver en contra… en los barrios más underground de Osaka se me abrieron más aún los ojos para ver cómo es esta sociedad. Como siempre, con sus cosas buenas y sus cosas malas. Ya os lo cuento en otro post.

Por cierto, cada vez estoy más convencido de que aventurarse a venir a Japón fue una gran idea, aunque a veces pueda parecer lo contrario.

Postes

Los postes en medio de la calle es una de esos elementos que aparecen con cierta recurrencia en los dibujos animados japoneses. Es normal que los niños (o no tan niños) se estampen contra ellos por estar despistados o huyendo de algo o alguien. Pues esos postes existen, y en efecto, te los puedes encontrar casi en mitad de la calle.

Poste de la luz en medio de la calle

De dónde venían tantos postes era un misterio para mi hasta que dándome un paseo con la bicicleta descubrí el lugar donde los almacenan. Os desvelo el secreto:

Almacén de postes de la luz

Ver mapa más grande

(Un poco tontería el post pero hay días que no doy para más. Lo siento.)

Nothing

He who understands nothing but ********* understands nothing of *********

Cámbiese ********* por chemistry para tener la frase original por Litchenberg.
Cámbiese ********* por cualquier otra cosa para obtener una gran verdad.