Comienza la Navidad, de HND a HKG

Como os comenté, pasé la Nochebuena con Ana. En el avión fueron un poco sosos. La comida fue normal, abundante para lo que nos tienen acostumbrados en los aviones pero nada especial. Ni un mísero dulce navideño (aunque luego desayuné mazapán que llevaba). De hecho no dijeron “Happy Christmas” hasta que el avión ya había aterrizado, a la 1 de la noche, y se estaban despidiendo del pasaje con las típicas frases en las que te invitan a volver a volar con ellos.


B767 de ANA
 

Japón es verde 
Japón de noche es verde (Yokohama desde el aire)

Cena de Nochebuena Mi cena de Nochebuena

Como sólo llevaba equipaje de mano, no me molesté en pasar el control de seguridad. Me quedé en una sala más o menos grande pero en medio de ninguna parte a dormir. Era una especie de limbo, el lugar al que llevan a la gente que pierde las conexiones, que no pueden salir del aeropuerto ni tampoco subir a la terminal en sí. Pero estaba casi vacía, así que pude dormir tumbado ocupando tres butacas. Como tenían posabrazos fijos cada dos butacas, pues me tocó meterme debajo de ellos como pude. No fue nada incómodo, y así dormí cinco horas del tirón, abrazado a la maleta por si acaso.

Por la mañana desperté bastante descansado, pero hasta las narices de los tenues villancicos que sonaban por megafonía. Creo que mi subsconsciente los estuvo escuchando toda la noche. Y claro, cuando al día siguiente escuché en el aeropuerto de Manila durante cinco horas más (pero despierto) exactamente el mismo disco casi me vuelvo loco. 

Una llamada a casa para felicitar la navidad durante la cena familiar… y a aprovechar el día. Toda una ciudad despierta ante mi. 

Amanece en New Zealand 

Tenía pensado publicar hoy el post de Hong Kong, pero hay muchas fotos (en serio, muchas) y no me quiero acostar tarde, así que lo dejo para otro día. Eso sí, os recomiendo que antes os leáis este artículo en español de la Wikipedia: Hong Kong. El artículo está genial, y sirve para comprender un poco más este peculiar cachito capitalista dentro de la China más comunista. 

Foto extra: cómo sale el equipaje por las cintas de un aeropuerto japonés. ¡Colocado!. Las maletas no están de cualquier forma, la zona del asa y la etiqueta queda en el lateral adecuado para facilitar su recogida.

 Maletas a lo japonés